Santiago Alba Rico sobre la pugna entre Sociedad e Historia y el camino que representa el comunismo

En “¿Podemos seguir siendo de izquierdas?“, Santiago Alba Rico reflexiona de esta manera sobre la pugna entre el látigo de la Historia y la Sociedad obligada a refugiarse de los designios egoístas de esta.

“Cuando la clase dominada toma conciencia y se organiza (conciencia y organización copiada en algún sentido de las clases dominantes) la sociedad se llama pueblo. “Pueblo” es la fase política o “histórica” de la sociedad o, si se prefiere, la defensa organizada, politizada, de la sociedad frente a la Historia. Así que puede decirse que hay una guerra entre Sociedad e Historia ( que es siempre entre seres humanos y clases dominantes) y una guerra propiamente de clases, en la historia, a la que la Sociedad se ve arrastrada y en cuyo seno tiene que protegerse”.

“La política, en consecuencia, es la intervención forzada de las clases dominantes en la Historia. La sociedad es conservadora, la historia progresista. La sociedad es humana, la historia inhumana. Pero si la sociedad está obligada a intervenir en la historia porque de otro modo la historia la aniquilaría, se trata de saber qué opción de progreso debe apoyar”.

También sobre por qué la izquierda no debe dejarse llevar por la tentación de aplicar métodos de control, represión u organización que no le son propios -por contravenir sus valores, entre otras cosas-, en aras de algún día alcanzar el paraíso terrenal. Quizá es que eso no existe y hay que permanecer en constante construcción de una utopía que posiblemente nunca será plena.

“Si no hay un final de cuento, si jamás alcanzaremos un estadio sin opresiones ni alienaciones, si no somos o no sólo – al contrario que el Progreso capitalista- un “proyecto histórico”, debemos insistir sin descanso en que lo que identifica a la izquierda son precisamente los medios y no los fines. No hay más que camino no hay otra cosa que camino: el camino es, por tanto, el comunismo”.

Con Donald Trump “man que pierda”

En su desbocada y descocada carrera hacia la Casa Blanca, Donald Trump se ve envuelto en otra tormenta generada por sus propias palabras. Otra más. En esta ocasión, a cuento de sus comentarios lamentables y misóginos recogidos en un vídeo de 2005.

grabthempussynydn

El escándalo le ha hecho perder apoyos importantes dentro del Partido Republicano, con el que concurre a las Presidenciales de noviembre, aunque no se sabe a ciencia cierta si influirá en el voto. De hecho, los trumpistas parecen inasequibles al desaliento y continúan con su apoyo al candidato contra viento y marea. En CNN:

“I am not voting for him to be pope,” says Cynthia Schiaroli, a retired elementary school teacher in Reading, Pa.

While Schiaroli was “disgusted” by the tape and said she would have a serious problem with her own husband saying anything like that, she believes Bill and Hillary Clinton have said and done things just as bad, if not worse.

En la noticia aún se citan algunos otros ejemplos, aunque se reserva el final para los arrepentidos:

But now, “I’m not sure how I can explain to my 9-year-old daughter why I’m support Mr. Trump,” Chaudhry says. His plan is to watch the Sunday debate and what GOP leaders do in the coming days.

Al hilo de este asunto, también ha sido polémica la forma en la que Robert de Niro se ha referido a Donald Trump en un vídeo en el que insulta al millonario duramente. También esto ha tenido una respuesta de apoyo a Trump en el mundo del famoseo hollywoodiense, con John Voight tuiteando como loco su disgusto y llamando a filas a los Trumpliebers.

El culebrón previsiblemente va a continuar durante los próximos días, porque CNN ha sacado a la luz nuevas perlas de Trump que sumar a las que ya ha desvelado el WaPo. En este caso, se trata de fragmentos de conversaciones en el programa de radio de Howard Stern:

Among the topics Trump discussed: his daughter Ivanka’s physique, having sex with women on their menstrual cycles, threesomes, and checking out of a relationship with women after they turn 35.

Hay diversión para mucho rato con todo esto…

Brecha de género en “Los Simpson”

Dice Todd W. Schneider que un análisis sobre los guiones de 27 temporadas de “Los Simpson” muestra un patrón patriarcal en la relevancia de sus personajes en los diálogos. Y es que, si nos salimos del núcleo de la familia protagonista, es decir, quitamos de la ecuación a Marge y Lisa – y a Maggie por razones obvias para cualquiera que haya visto mínimamente la serie- encontramos que los personajes que más palabras dicen son todos masculinos.

simpsons-data

En el top ten de los más habladores encontramos a Hommer -muy destacado por encima del resto-, Bart, el Sr. Burns, Moe, el director Skinner, el maldito Flanders, Krusty el payaso y al abuelo Simpson. Marge y Lisa están en la segunda y cuarta posición y no aparece ninguna chica más en la lista. En total, la familia Simpson acapara el 47% de los diálogos, según Schneider.

Hay quien podría decir que una lista de diez no marca tendencia, pero lo cierto es que el autor ha elaborado también una con un reparto de secundarios mucho más amplio. De 50 personajes ordenados por su importancia en los diálogos, hay que irse hasta el número 15 para encontrar uno femenino: la sita Krabapappel.

Del propio autor:

Women account for 25% of the dialogue on The Simpsons, including Marge and Lisa, two of the show’s main characters. If we remove the Simpson nuclear family, things look even more lopsided: women account for less than 10% of the supporting cast’s dialogue.

Schneider también reflexiona sobre la escasez de guionistas femeninas en la serie y se pregunta -aunque no lo ha comprobado- si la importancia de las mujeres en las líneas de diálogo aumentará en aquellos episodios en los que participan esas guionistas.

Merece la pena leer el artículo completo, que trae datos acerca de muchas otras cosas aparte de esto.

[Vía Kottke]

Hay gente con mala leche, y luego ya está Matt Drudge

En la portada del Drudge Report – el exitoso agregador de noticias del periodista conservador Matt Drudge- ahora mismo. Un compendio de caídas de Hillary Clinton junto al titular “Hillary conquista las escaleras” para añadir a una foto en la que ayudan a la candidata demócrata a la Casa Blanca a subir unas escaleras. Defina mala baba.