Cómo vivir 100 años: consejos prácticos

Un vídeo de ASAPScience con recomendaciones sobre cómo vivir 100 años basadas en algunos estudios que citan y enlazan en la descripción del vídeo. Está bien relatado y de forma gráfica y amena, aunque no aporta nada que no sepa ya quien sea aficionado al tema.

Básicamente, hacer ejercicio físico, llevar una dieta sana y basada principalmente en vegetales (el vídeo recomienda también el té verde y el pescado como elementos importantes en la alimentación, por aquello del factor de longevidad de los japoneses) y cultivar las relaciones sociales y la actitud positiva ante la vida. Echadle un ojo y me contáis en los comentarios si conocéis otras fórmulas y consejos sobre cómo vivir 100 años.

Vía Futurism

Relacionado: Esperanza de vida, transhumanismo y mundo post-humano.

Esperanza de vida, transhumanismo y mundo post-humano

Tres artículos que me han llamado la atención esta mañana. El primero, en El País, donde se acercan a los resultados de un estudio en The Lancet que cuenta que en Corea del Sur las mujeres romperán en 2030 la barrera de los 90 años en cuanto a su esperanza de vida. Para España la cosa se queda en 88 años. Todo un record al que no llegan los hombres ( en España en 2030 la esperanza de vida será de 83 años aproximadamente) pero la distancia se va acortando.

“Tradicionalmente, los hombres han fumado más, han bebido más alcohol y han protagonizado más accidentes de tráfico, así que en promedio vivían menos. Ahora, los estilos de vida se asemejan más. “Muchas personas creen que las mujeres están capacitadas para vivir más, pero no es así”, explica el demógrafo.”

Majid Ezzati, profesor de salud pública del Imperial College de Londres aprovecha para resaltar que las políticas de austeridad y el priorizar los intereses privados frente a los de todos es una mala idea en lo que a fomentar la longevidad se refiere. De ahí se explican también los resultados de los coreanos.

“Ezzati cree que sus resultados son una advertencia a los políticos en la era de la austeridad. “Los países con buenos datos de longevidad son aquellos que invierten en salud y asistencia sanitaria a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la infancia, y son los que tienen sistemas más equitativos”, explica a Materia”

“Corea del Sur, por el contrario, pegaría un salto sin precedentes gracias a un crecimiento económico orientado a la mejora de la alimentación infantil y al acceso universal a la atención sanitaria, según los investigadores.”

 

De alguna manera relacionado con esto me llegan también dos artículos en The Atlantic a través de su newsletter. Por un lado, Olga Khazan firma un texto titulado “¿Deberíamos morir?” en el que se aborda un aspecto tan interesante como el transhumanismo. ¿Pasa nuestro futuro por una superación de nuestras limitaciones físicas y psíquicas a través de una fusión entre nuestros cuerpos y elementos mecánicos? Hay quien cree que si y que, si no alcanzar la inmortalidad, desde luego el ser humano está preparándose para aumentar radicalmente su esperanza de vida. Por supuesto esto trae una serie de inconvenientes y dilemas éticos consigo. ¿En ese hipotético mundo de transhumanos hiperlongevos tiene sentido la procreación? ¿Colonizaremos nuevos mundos con hordas de centenarios?

Otro ejemplo:

““But the worry in the short-term, is what happens? The rich could get richer and the poor could get poorer,” Liao said. Because the rich could afford to extend their lives first, and life-extenders could amass more resources over the course of their long lives, income inequality could grow even more profound.”

En el otro artículo, Derek Thompson conversa con el escritor Yuval Harari -tengo Sapiens en la estantería desde estas Navidades a la espera de hacerme con un poco de tiempo para leerlo- sobre el camino que puede llevar al fin del trabajo, el fin del individualismo y, por último, el fin del género humano en sí mismo.

“What really happens is that the self disintegrates. It’s not that you understand your true self better, but you come to realize there is no true self […] And I think this is what will happen more and more on a general level. The very idea of an individual that exists, which has been so precious to us, is in danger.”

Algo apocalíptico esto último, pero suficiente para reflexionar. La parte más urgente y relevante en todo esto, aún así, está a mi juicio en cómo va a afectar la inminente revolución robótica a las estructuras laborales y educacionales. Es un desafío que hace una  o dos décadas hubiese parecido quizá ciencia ficción y que, sin embargo, ya comenzamos a vislumbrar en el horizonte.

5 hábitos que podrían ayudarte a reducir el estrés en tu vida

Greg McKeown escribe en el Harvard Business Review sobre la manera en que determinadas prácticas o hábitos diarios pueden ayudarnos a reducir el estrés que acumulamos con poco esfuerzo. Lo hace a través de la historia de un tal Bill Rielly -que perfectamente puede ser un señor que solo exista en la cabeza de Greg McKeown o bien un señor que es ejecutivo de verdad en Apple- que lo tenía todo para ser un triunfador de la vida pero a pesar de ello sufría de bastante estrés y ansiedad. Os cuento una versión libre y si queréis saber más podéis acudir al original en inglés.

A lo largo de un largo camino autoconsciente para lograr reducir el estrés, nos dice McKeown, Rielly encontró cinco herramientas o hábitos para ayudarle a reducir el estrés diario y mejorar su nivel de vida. Por aquello de ir al grano, son estas:

Respirar hondo: hacer profundas inspiraciones y expiraciones ayuda a ser más paciente y a tomarse las cosas con más calma. Permite ver los problemas en perspectiva y buscar nuevas soluciones con más brío.

Meditar: con que tan solo pares un minuto para hacer un “escaneo corporal” -esto es, dejar la mente en blanco y concentrarte en cada parte de tu cuerpo de la cabeza a los pies- puedes mejorar tu control emocional y tus capacidades mentales. McKewon se apoya en este estudio de Harvard para exponer que un programa de meditación de ocho semanas puede ayudar a incrementar la materia gris en las áreas del cerebro responsables del control emocional y el aprendizaje.

Escuchar: sobran las palabras. Si centramos la atención en lo que nos están contando lograremos una mayor conexión con quienes nos rodean -con los consiguientes beneficios de la socialización y de una comunicación más fluída con los demás- y, supongo, evitaremos la tentación de estar pensando mientras nos hablan en eso tan cansino que tenemos que hacer en el trabajo o en a ver qué preparo yo el domingo que viene la familia a comer.

Cuestionar: básicamente se trata de no llenarnos la cabeza de pensamientos negativos y, sobre todo, de problemas que no existen en realidad. Yo aquí añadiría que es conveniente erradicar los “ysis”, que vienen a ser esos “¿Y si me pasa esto? ¿Y si ocurriese aquello?” que muchas veces nos hacen pasar horas de preocupación por situaciones que ni se han dado ni se van a dar.

Centrarse: McKeown habla en realidad de tener un propósito (“purpose”), pero yo lo interpreto de esta manera cuando dice que si vas a ver la tele, ve la tele y si decides que vas a comer, dedícate a disfrutar de la comida. Es decir, que si te sientas a compartir una película con tu pareja o tu familia o cenas con tu madre, igual no es buen momento para mirar 37 veces el Facebook o el mail, sobre todo si son mensajes de trabajo. Esto, mira, creo que me lo voy a tener que aplicar, porque mi adicción al smartphone a veces raya lo preocupante. Y eso que me he quitado Twitter… Casi.

La conclusión final es que hay que tomarse las cosas con más calma, incluso cuando nos marcamos objetivos. Igual no hace falta escribir 60 posts al día y te puedes conformar tan sólo con publicar 30.

El artículo original -en inglés, como os decía-, lo podéis encontrar aquí.

Mireia Belmonte consigue la primera medalla de España en Río 2016

Ha habido que esperar poco para que España consiga su primera medalla en los JJOO de Río de Janeiro. La nadadora Mireia Belmonte, una de las mejores bazas de nuestro equipo olímpico, ha logrado el bronce en los 400 metros estilos. Una prueba en la que la húngara Katinka Hosszù ha superado con autoridad el récord mundial en más de dos segundos (4m 26,36s) y se ha llevado el oro. La plata, en cambio, ha sido para la estadounidense Maya Dirado.

FOTO de Morenobj - Trabajo propio, CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=22813156
Mireia Belmonte. FOTO de Morenobj – Trabajo propio, CC BY-SA 3.0,

En una dura pugna durante los últimos 50 metros con la escocesa Hannah Miley, Belmonte ha logrado la tercera plaza y la séptima medalla olímpica para España en una prueba de natación. En el currículo personal de la nadadora de Badalona, se trata del tercer metal, tras conseguir sendas platas en 200 mariposa y 800 libre en los Juegos de Londres 2012.