Comparte este curioso post...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit

Tyler Cowen -cuyo blog Marginal Revolution no me cansaré de recomendar en la laif- escribió el otro día un artículo para Bloomberg en el que da por hecho un cambio sustancial en la relación que tenemos las personas con los objetos físicos. Especialmente los relacionados con la cultura, diría yo, aunque también en lo que respecta a los vehículos o las propiedades inmobiliarias (esto no se si aplica a España, donde empepitarse en la compra de un zulito es religión).

La cosa es que a Cowen -que vive en USA, un país construido sobre la idea sagrada de la propiedad individual-, le inquieta ese cambio de paradigma:

“We’re hardly at a point where American property has been abolished, but I am still nervous that we are finding ownership to be so inconvenient. The notion of “possessive individualism” is sometimes mocked, but in fact it is a significant source of autonomy and initiative. Perhaps we are becoming more communal and caring in positive ways, but it also seems to be more conformist and to generate fewer empire builders and entrepreneurs.”

Desconfío de la economía colaborativa, aunque en estos días he estado usando Cabify por Barcelona y me ha resultado cómodo, la verdad. También desconfío de dejar todos los productos y servicios en manos de plataformas digitales multimillonarias, que igual que te lo dan, te lo quitan y listo. Pero me puede la pereza. Cada día soy más minimalista y me estorban más los objetos que no son imprescindibles.

Últimamente, de hecho, he comenzado a traerme mi old stuff de la casa del pueblo, donde a través de los años acumulé objetos sin medida en mi habitación, como un anciano con síndrome de Diógenes, y os confieso que me he agobiado mortalmente. Yo, en mí mismo, soy de tirar a la basura en plan lóquer, y me he deshecho ya a montones de ropa, papelotes viejos y juguetes que jamás volveré a usar. En un día de locura en que perdí la noción del tiempo, hará un año ya, tiré la freidora para no tener que limpiarla al grito de “no como tantos fritos como para esta mierda”. A veces la falta de ganas de fregar le trae beneficios a tu salud, como veis.

Bueno, la cosa es que de este traslado improvisado que os contaba han surgido mogollón de deuvedeses, cintas de casette y vhs originales y -lo peor de todo- decenas de libros que me veo incapaz de tirar a la basura por amor al arte… Pero que tampoco quiero en mi vida porque ocupan espacio y España entera sabe que la mayoría de esos libros no los voy a releer jamás y que esos DVD originales los veo en Netflix o alguna alternativa por ahí. La norma número uno del bulímico audiovisual es “atibórrate de contenido como si fuera una tarrina de Häagen Dazs -he tenido que buscar cómo se escribe, sí- pero evita que este se expanda por tu piso como una glicina.

Total, que me tocará tirar de Wallapop o algo así para ver si alguien quiere amar esos objetos por los que no siento ya apego alguno pero que tampoco es cosa de aniquilarlos así de buenas a primeras. Vuelta, pues, a lo colaborativo esto que tanto le pone ahora a los inversores de capital riesgo, por muy jipi que nos suene el nombre.

En cambio, en lo del coche y el piso voy al revés del hispanistaní medio. Tengo coche pero no lo uso mucho porque vivo en una ciudad pequeña -una ciudad pequeña en la que la gente usa el coche como si fuera Los Ángeles, pero eso es otro tema- y paso de comprar vivienda porque prefiero alquilar y si me canso de esta casa ahí te la quedas para ti. Así voy yo por la vida.

Total que, a diferencia de Tyler Cowen, a mi a veces la propiedad individual se me hace bola. Exceptuando las chaquetas, claro. Las chaquetas son todas mías. Mías de mi casa, esa que tengo en alquiler. Mías de mi armario. Tan bien colgadas. Tan instagramables. M-Í-A-S.

Pero de mi amor por las chaquetas ya hablaremos más adelante. Ahora leed lo de Cowen, que está interesante. Y también podéis echar un ojo a lo que comenta sobre el tema Enrique Dans.

Comparte este curioso post...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Reddit
Reddit