“La muerte será opcional en tres décadas”

“La muerte será opcional en tres décadas. A mí me gusta decir que no pienso morir y no solo eso, sino que en treinta años voy a ser más joven que hoy. […] A mí me gusta decir que el envejecimiento es una enfermedad, pero que, afortunadamente, hoy sabemos que es curable. “

Esto es de una entrevista con José Luís Cordeiro en La Voz de Galicia, en la que expone su visión sobre la longevidad, el envejecimiento tratado como enfermedad y asuntos similares. Soy algo escéptico con las proclamas triunfalistas en este campo (en la línea de las de Aubrey de Grey, por ejemplo), aunque me interesa mucho el campo del antiaging  desde todos los puntos de vista. Por el momento nos tenemos que conformar con aquello de intentar ponerle vida a los años en lugar de años a la vida, pero cada vez hay más voces estudiando la manera de, en alguna forma, detener el tiempo. Si hay éxito, aunque fuere únicamente parcial, las implicaciones no sólo médicas, sino también éticas, filosóficas y a otros niveles van a generar un debate muy interesante en el futuro. También hay bastante dinero metido en el tema.

Longevidad y “curar” el envejecimiento: lo que sí y lo que no

“Muchas de estas cuestiones suelen agruparse hoy en una categoría superior: el estudio del envejecimiento. Uno de los campos más en forma de la ciencia. Dopado con miles de millones de tecnodólares de Silicon Valley. Y donde los avances alientan un futuro en el que seamos capaces de curar muchas de las enfermedades de la vejez. De hecho, existe ya un cambio de paradigma: la comunidad científica comienza a considerar el envejecimiento la enfermedad. Izpisúa, por ejemplo, habla de “curar” el envejecimiento”.

Esto es de un reportaje que firma Guillermo Abril en El País y en el que se aborda el tema de la longevidad, el transhumanismo y los intentos por frenar o revertir el envejecimiento del cuerpo humano. Habla también, cómo no, de Aubrey de Grey y compañía, aunque incluye una vertiente de opiniones muy escéptica que me parece necesaria. Probablemente no veremos avances muy significativos en 20 años, como anuncian los más optimistas, pero aún así me interesa mucho tanto el debate como sus posibilidades prácticas a largo plazo.

Me quedo también con una referencia para leer: Morir Joven, A Los 140, de María A. Blasco y Mónica G. Salomone.

Longevity Fund

Longevity Fund es un fondo de inversión dedicado a surtir de dinero a compañías biotecnológicas centradas principalmente en mejorar nuestra longevidad y combatir los procesos de envejecimiento. De su página web:

“We’re looking to invest in 3 things:

  1. Companies testing the hypothesis that aging can be modified by single things – specific targets, small molecules or biologics. We think there’s enough cross-species evidence of oddly broad-acting genetic pathways that it is worth testing this hypothesis in humans.
  2. Companies developing novel technologies for manipulating biological systems. We’re fans of the idea that living things, or things made by them, can treat life (antibodies, cellular therapy, things that manipulate the immune system or electroceuticals). We’re very open to anything in this regard.
  3. Things which don’t fall into either bucket above, or combine the two. We try to be non-dogmatic, so if you can make a good case for it, we’ll take a look.”

En TechCrunch entrevistan brevemente a la promotora de Longevity Fund, Laura Deming, que cuenta tan sólo con 23 años. Os recomiendo echarle un vistazo a lo que dice.

“[…]not long ago, if you talked with most VCs about aging, they didn’t think there was anything there. I think aging is such a young science, they hadn’t heard about it. Meanwhile, I care a lot about it, and though we don’t know if it’ll work or not, it’s not unlike [biotech companies trying to tackle] cancer in that way, and if you believe in cancer companies, you should also care about aging companies.”

“Earlier, our biggest challenge was getting other investors on board and convincing them that aging has become a place to play. Now that’s a non-issue, which is great. Our job is to help the companies get other investors on board, so it’s wonderful to see excitement in the space begin to build.”

De momento, estas son las empresas a las que están apoyando:

Longevity Portfolio

Cómo vivir 100 años: consejos prácticos

Un vídeo de ASAPScience con recomendaciones sobre cómo vivir 100 años basadas en algunos estudios que citan y enlazan en la descripción del vídeo. Está bien relatado y de forma gráfica y amena, aunque no aporta nada que no sepa ya quien sea aficionado al tema.

Básicamente, hacer ejercicio físico, llevar una dieta sana y basada principalmente en vegetales (el vídeo recomienda también el té verde y el pescado como elementos importantes en la alimentación, por aquello del factor de longevidad de los japoneses) y cultivar las relaciones sociales y la actitud positiva ante la vida. Echadle un ojo y me contáis en los comentarios si conocéis otras fórmulas y consejos sobre cómo vivir 100 años.

Vía Futurism

Relacionado: Esperanza de vida, transhumanismo y mundo post-humano.

Esperanza de vida, transhumanismo y mundo post-humano

Tres artículos que me han llamado la atención esta mañana. El primero, en El País, donde se acercan a los resultados de un estudio en The Lancet que cuenta que en Corea del Sur las mujeres romperán en 2030 la barrera de los 90 años en cuanto a su esperanza de vida. Para España la cosa se queda en 88 años. Todo un record al que no llegan los hombres ( en España en 2030 la esperanza de vida será de 83 años aproximadamente) pero la distancia se va acortando.

“Tradicionalmente, los hombres han fumado más, han bebido más alcohol y han protagonizado más accidentes de tráfico, así que en promedio vivían menos. Ahora, los estilos de vida se asemejan más. “Muchas personas creen que las mujeres están capacitadas para vivir más, pero no es así”, explica el demógrafo.”

Majid Ezzati, profesor de salud pública del Imperial College de Londres aprovecha para resaltar que las políticas de austeridad y el priorizar los intereses privados frente a los de todos es una mala idea en lo que a fomentar la longevidad se refiere. De ahí se explican también los resultados de los coreanos.

“Ezzati cree que sus resultados son una advertencia a los políticos en la era de la austeridad. “Los países con buenos datos de longevidad son aquellos que invierten en salud y asistencia sanitaria a lo largo de todo el ciclo de vida, desde la infancia, y son los que tienen sistemas más equitativos”, explica a Materia”

“Corea del Sur, por el contrario, pegaría un salto sin precedentes gracias a un crecimiento económico orientado a la mejora de la alimentación infantil y al acceso universal a la atención sanitaria, según los investigadores.”

 

De alguna manera relacionado con esto me llegan también dos artículos en The Atlantic a través de su newsletter. Por un lado, Olga Khazan firma un texto titulado “¿Deberíamos morir?” en el que se aborda un aspecto tan interesante como el transhumanismo. ¿Pasa nuestro futuro por una superación de nuestras limitaciones físicas y psíquicas a través de una fusión entre nuestros cuerpos y elementos mecánicos? Hay quien cree que si y que, si no alcanzar la inmortalidad, desde luego el ser humano está preparándose para aumentar radicalmente su esperanza de vida. Por supuesto esto trae una serie de inconvenientes y dilemas éticos consigo. ¿En ese hipotético mundo de transhumanos hiperlongevos tiene sentido la procreación? ¿Colonizaremos nuevos mundos con hordas de centenarios?

Otro ejemplo:

““But the worry in the short-term, is what happens? The rich could get richer and the poor could get poorer,” Liao said. Because the rich could afford to extend their lives first, and life-extenders could amass more resources over the course of their long lives, income inequality could grow even more profound.”

En el otro artículo, Derek Thompson conversa con el escritor Yuval Harari -tengo Sapiens en la estantería desde estas Navidades a la espera de hacerme con un poco de tiempo para leerlo- sobre el camino que puede llevar al fin del trabajo, el fin del individualismo y, por último, el fin del género humano en sí mismo.

“What really happens is that the self disintegrates. It’s not that you understand your true self better, but you come to realize there is no true self […] And I think this is what will happen more and more on a general level. The very idea of an individual that exists, which has been so precious to us, is in danger.”

Algo apocalíptico esto último, pero suficiente para reflexionar. La parte más urgente y relevante en todo esto, aún así, está a mi juicio en cómo va a afectar la inminente revolución robótica a las estructuras laborales y educacionales. Es un desafío que hace una  o dos décadas hubiese parecido quizá ciencia ficción y que, sin embargo, ya comenzamos a vislumbrar en el horizonte.