Y después, a misa…

“Daniel Picard es republicano, católico y un destacado miembro de la sociedad civil de Middletown (50.000 habitantes), en el condado de Butler. Como concejal ha propuesto una fórmula para resolver el problema. A la tercera urgencia por sobredosis, en caso de que el afectado no haya pagado con dinero o trabajos sociales las anteriores intervenciones, se deja de atender al drogadicto. Simple y claro. Si no tiene dinero, se muere.”

Duro reportaje en El País sobre la epidemia de heroína en EEUU. Cuesta creer que haya gente tan poco empática y despiadada. Que puedan ir predicando por ahí un mensaje de amor y paz y después pedir que se deje morir a alguien con tanta facilidad como se tira un cleenex usado.

Comparte este curioso post...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Reddit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *